Ver perfil

Caminando como cangrejo...

Caminando como cangrejo...
Por David Ojeda • Publicación #17 • Visualizar online

Esta semana estuve hablando con mi editora acerca del post semanal y no me fue bien 😅, les comparto el porqué… Pero primero una foto de Nina comiendo yogur griego (sí, yogur, así se escribe), sin azúcar, orgánico, gluten-free y la madre:
Fuera de mamadas, es buena idea darles yogur a sus perros unas dos veces por semana, les ayuda con su digestión. Lo leí en el libro The Art of Raising a Puppy, escrito por unos monjes de New Skete, NY que se dedican a criar pastores alemanes.
La idea inicial era escribir un tipo resumen de lo que todas las personas deben saber sobre finanzas personales, sin importar a que se dediquen. El resumen incluía:
  • Inversiones
  • Afores
  • Ahorro
  • Impuestos
  • Presupuestos
  • Seguros
  • Deudas y créditos
  • Tarjetas de crédito
Pensaba escribir sobre cada uno de estos temas en alto nivel para que tú como lector te dieras cuenta qué te hacía falta aprender o indagar más. También me iba a servir a mí porque eso se convertiría en la tabla de contenidos para el libro que estoy escribiendo.
Pero mi editora me hizo ver algo de lo que no me había dado cuenta. Me hizo ver que era un tema muy superficial y que ya había pasado la etapa de “solo empezar”.
Al inicio de Perro Dinero lo único que quería era formar el hábito de escribir y compartir lo que sabía de finanzas personales. Por eso los primeros posts eran más sencillos. Conforme iba formando el hábito también intentaba incrementar la calidad de cada publicación para hacerla más valiosa para ti. La idea de ayer no era el caso.
Esta lección me motivó a escribir justo sobre la diferencia entre “solo empezar” y sentarte a planear y desarrollar bien tus ideas. Al empezar un nuevo proyecto o hábito es común que caigas en uno de estos dos extremos: piensas demasiado las cosas y no haces nada, o solamente empiezas sin un plan muy definido.
Yo he estado en las dos situaciones muchas veces, y muy pocas en un punto medio. De hecho en varias de mis publicaciones anteriores recomiendo solamente empezar, no pensártela mucho, pero no hago distinción de cuándo es una buena decisión.
Te presento entonces el concepto del changómetro™️. El changómetro es un embudo que recibe y filtra tus ideas. Pueden ser ideas de negocio, proyectos, inversiones, hábitos, etc.; cualquier cosa a la que le tengas que dedicar tiempo y recursos.
El changómetro te ayudará a decidir si tu idea vale la pena. ¿Cómo lo decide? Es subjetivo y diferente para cada persona, y dependerá mucho del tiempo, riesgo y recursos que tengas disponibles. Pero la idea es definir un umbral que determina cuándo es momento de “solo empezar” a ejecutar tu idea, o cuándo es momento de tirarla a la basura. Se ve así:
Cuando tu idea pasa el changómetro es cuando ahora si te pones a construir o ejecutar tu idea. No todas tus ideas volarán, tanto la ejecución como el proceso de ideación son importantes. Si no vuelan, ni pedo, regresas a crear más ideas; puede que incluso ideas previamente descartadas ahora hagan más sentido.
Y aquí te va un punto importante: hay ideas que se pueden brincar el changómetro y moverse directamente a la etapa de ejecución o “solo empezar”. Esto es común para hábitos o actividades que sabes que debes hacer, pero no has encontrado la forma. Ejemplos:
  • Hacer ejercicio. Sabes que es bueno para tu salud, pero no has podido formar el hábito. Ya sea porque te vas de hocico en enero que todos quieren ir al gimnasio y hacer dieta, o porque no sabes qué hacer para iniciar. En este caso lo mejor es solo empezar. Ve a caminar al parque o a la calle 5 minutos al día; forma el hábito y no planees mucho.
  • Invertir. Sabes que en un futuro estarás agradecido de haber invertido hoy, pero no sabes en qué o cuando invertir. Empieza con deuda gubernamental, como CETES, $100 pesos al mes. Todo buen portafolio tiene este tipo de inversión, no la estarás regando.
“Solo empezar” te ayudará a formar el hábito para completar tus metas, e irás aprendiendo muchas cosas sobre la marcha. El resto de tus ideas tendrán que pasar el changómetro para que merezcan el uso de tus limitados recursos.
Por ejemplo, mi proyecto personal de Perro Dinero tuvo que pasar por el changómetro y competir con otras ideas. ¿Por qué ganó?
  • Me gusta escribir. Me ayuda a desarrollar habilidades que me sirven en otros aspectos de la vida. Además lo disfruto mucho.
  • Es un tema del que no sabía mucho. Eso me obligaba a llenar huecos en mi aprendizaje sobre finanzas personales.
  • Me ayuda a incrementar mi presencia en línea. Como programador web, darme a conocer en internet mediante proyectos es una forma muy efectiva de incrementar mis oportunidades.
  • Puede convertirse en una fuente de ingreso en un futuro. Eventualmente espero hacer dinero con mi blog y con este newsletter.
Perro Dinero tenía todo lo necesario para pasar el changómetro, por lo tanto entró en la etapa de “solo empezar”. Ahora que llevo cuatro meses de escribir un post a la semana sin fallar, es hora empezar a subir el nivel más drásticamente.
Confío en que lo notarás en las siguientes semanas 😉
Espero hayas disfrutado esta pequeña historia. Me gustaría escuchar tus comentarios 👇 Intenté habilitar comentarios anónimos para que no tuvieras que hacer una cuenta (me lo comentó un lector) pero no encontré forma de hacerlo 😥
También puedes leer más sobre este tema en mi post semanal, aunque ese no incluye el changómetro 🙊
Muchas gracias por leerme ❤️
¿Te ha gustado?
David Ojeda

El dinero sí compra la felicidad 😎 Practicidad ante todo.

Tweet     Compartir
Para cancelar tu suscripción, haz clic aquí.
Si te han remitido este boletín y te ha gustado, puedes suscribirte aquí.
Creado con Revue por David Ojeda.